Bloodshot

5.8
Bloodshot Ray Garrison (Vin Diesel), también conocido como Bloodshot, es resucitado por la compañía Rising Spirit Technologies a través del uso de nanotecnología. Mientras lucha por recuperar la memoria, Ray trata de volver al ser el que era antes de sufrir el accidente que dejaría amnésico. Película basada en el cómic "Valiant", creado por Kevin Van
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 26/03/2020 2.39 GB 13503 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

El vuelo (Flight)

Drama
6.7

El vuelo (Flight) Tras un aterrizaje de emergencia en medio del campo gracias al cual salvan la vida un centenar de pasajeros, el comandante Whip Whitaker (Denzel Washington), que pilotaba el avión, es considerado un héroe nacional. Sin embargo, cuando se pone en marcha la investigación para determinar las causas de la avería, se averigua que el capitán tenía exceso de alcohol en la sangre y que puede ir a la cárcel si se demuestra que pilotó el avión en estado de embriaguez.   El vuelo (Flight) Critica Los críticos saludan "Flight" como la mejor película de Zemeckis después de 10 años. Y tal vez lo sea, aun cuando ello no garantice el visionado de una película rotunda. A pesar de un elenco magnífico, donde sobresale un Denzel incomensurable y de la filmación brillante del accidente aéreo (una de las mejores jamás rodadas), la película no es consistente. Una extensión desmedida (dos horas y media), un guión con numeros altibajos y escenas donde la blandura del cine comercial salta en escena, dan la de arena en demasiados compases. El argumento es el siguiente. Con un matrimonio hundido, inmerso en un romance con una azafata y con un régimen donde conviven el exceso de drogas y el alcohol, Whip Whitacre (protagonizado por Denzel Washington) está lejos de ser el piloto modelo. Sin embargo, cuando el destino deja en su manos la responsabilidad de salvar la vida de más de 200 pasajeros ante un avión, Whip pasa a convertirse de la noche a la mañana en una suerte de héroe nacional al ejecutar una maniobra casi milagrosa. Lo que la mayoría ignora es que el futuro de su héroe de barro depende de su capacidad para ocultar y mentir sobre su condición como alcohólico para sobreponerse a las turbulencias que se aproximan a su vida. Como decía anteriormente, "Flight" tiene en su escena del accidente en caída libre y en Denzel Washington a sus mayores bazas. A estos elementos positivos cabe añadir el resto del elenco. Kelly Reilly y la siempre consistente Melissa Leo configuran un contrapunto sólido. Lo mismo cabe decir de Don Cheadle que, aunque siempre parezca repetir papel, sabe resolver su papel con la eficiencia acostumbrada. Hablamos, pues, de un elenco de calidad, liderado por un Denzel que, gracias a ese tipo de alma torturada, convence y conmueve. El problema llega cuando uno empieza a prestar atención a la extensión del metraje, a las irregularidades del guión y al saldo algo acursilado de muchos compases. En primer lugar a Zemeckis se le va la mano en el primer acto del guión. Con mayor economía de medios podía haber ahondado más y mejor en el personaje principal. Algo parecido cabe decir del retrato del personaje de Nicole, la novia drogadicta de Whip. Al espectador se le muestra la figura de quién es el único apoyo del protagonista, de la que se nos dice que es fotógrafa y le gusta la lectura, y sobre la que apenas si se profundiza. ¿Para qué esa larga introducción de un personaje al que después casi se abandona sin miramientos? Al guión extenso, se añade pues una cierta forma de circunloquio estético que gira alrededor de sus personajes sin dar en la diana. De poco sirve el inconexo apunte de "comic relief" de John Goodman. Si se pretendía algo así como el gracioso del teatro de los siglos de oro se podía hacer hecho mejor. La figura del camello divertido no termina de encajar y produce más enfado que simpatía. Tampoco convencen esos giros de falso suspense: Whip frente a la botella, que sí que no que caiga un chaparrón. Ese efectismo no es solo innecesario sino que le quita verdadero dramatismo y seriedad a un personaje bien trabajado por Denzel. Lo peor con todo es el jarro de agua fría que el director arroja como coda. Aunque por lógicas razones no puedo destriparles el final, es lamentable que después de un crescendo bien llevado Zemeckis nos conduzca al final a la americanada más facilona. ¡Qué obsesión en este país con gente lanzando discursitos y reconciliaciones que no vienen ni con cola!

Los siete magníficos

Acción Aventura Western
6.2

Los siete magníficos Siete forajidos son contratados por los desesperados habitantes del pueblo de Rose Creek para que les defiendan de la amenaza de un despiadado extorsionador llamado Bartholomew Bogue. Mientras preparan el pueblo para la violenta confrontación que saben se avecina inevitablemente, estos siete mercenarios se encontrarán luchando por algo más que el simple dinero. Los siete magníficos Critica Venía Denzel y era una cita obligada; no podía faltar. El tema era que el título remitía a una gran obra y se trataba de tener la mente apartada de aquella anterior. Había que abstraerse totalmente y centrarse en lo que Fuqua ofrece, y sabemos que Fuqua es violento y en los 7 magníficos tiene que haber violencia, pero el fondo es más importante por lo que, insisto, hay que olvidarse de Sturges y de otras habidas, de todo, y disfrutar de una nueva versión, confiar en Fuqua y creer que con Denzel a su lado habrá lugar para el disfrute. Pero Denzel se pone en el papel de Yul Brinner y habla como él, y dice lo mismo: “Me han ofrecido mucho, pero nunca todo”, y recuerdas al calvo tan seriote decir la misma frase aunque no quieres hacerlo, no debes, luchas por centrarte en el presente y sigues adelante. Es Denzel, coño, un respeto. Uyyyy... lo siguiente. Aparece Chris Pratt y tienes un reflejo de Steve McQueen. Malo. Pero nada, nada. Sigamos con la película. No tiene nada que ver... Luego viene Ethan Hawke con la autoestima baja, lleno de temores, haciendo el papel de Robert Vaughn y no lo puedes evitar, rememoras el pasado otra vez. Me niego, no debo seguir por ese camino. Su colega el chino podría hacer el papel de James Coburn con el cuchillo y ya por ahí no paso, ¡no puede ser! ¡Ya no se puede ni comparar! ¿Y el indio con sus tattoos, quién es? ¿De dónde sale? ¿Charles Bronson? ¡No, nunca, jamás! Inaceptable. No puedo más. Me fijaré mejor en Peter Sasgaard, un malo que me produce inquietud y me cae bien; me relajo un poco pero aparece en mi mente ya bastante obnubilada Eli Wallach y vuelvo a recaer. Cierro los ojos. Peter Sasgaard no lo hace mal, tiene un punto psicótico muy bueno. Yo traía un pensamiento. Los remakes no son mala práctica. Fijémonos en la música, en las canciones. ¿No hay incontables versiones de canciones de los sesenta y de los setenta adaptada a los nuevos tiempos y a los nuevos géneros? Continuamente se hacen remakes de canciones antiguas y resulta bien. ¿Por qué no pueden repetirse obras dándoles otro estilo? ¿Acaso en la vida los días que pasan no son más que remakes de otro anterior? Claro, que alguno puede decir: la canción original es siempre la buena. Además, sea por Denzel estoy dispuesto a dar un punto a cada magnífico pero ahora pienso, delibero y no puedo. No sólo es violencia por violencia, odio por odio gratuito y crueldad sin razón. ¿Por qué llevarse mal un tío que hace dinero con una mina de oro con los campesinos del pueblo de al lado? Si no tienen nada que ver. ¿En qué se molestan unos a otros? ¿En las explosiones? ¿Por qué el cacique quiere las parcelas de esos vecinos? ¿Se va a poner a cavar en todos los terrenos para buscar oro? ¿Es gilipollas, es tonto? Me parece una absurdez, y por lo tanto, ya no es comparar, ¡es el guion, es el libreto! Fuqua no lo está consiguiendo por culpa de este mal planteamiento. No es lo mismo luchar por la tierra que se trabaja, luchar por un pueblo lleno de campesinos todos vestiditos de blanco, sin puticlubs ni leches, sin un céntimo, que no son dueños de parcelas ni de nada, que nada más tienen sus patatas y sus tomates, que luchar por un absurdo de capricho que no convence. Así que mucho tiro a destajo, pero no, confundes todo y ahora esto te parece un corral de gallos descabezados corriendo de un lado para otro. Definitivamente, falta el lirismo de todo aquel Western que quiere encumbrarse con la etiqueta de: Inolvidable. Queda muy lejos. Falta la pena en el alma por unos y otros. No hay estremecimiento interno. Lo siento Denzel aunque sabes que puedes contar conmigo. Tú serás siempre un magnífico.

Entrevista con el vampiro

Drama Fantasía Terror
7.3

En "Entrevista con el Vampiro" somos testigos de cómo el vampiro llamado Louis revela a un periodista su condición sobrenatural y su extensa "vida" a través de los últimos dos siglos. Una historia que comienza en la vieja Nueva Orleans del siglo dieciocho, cuando franceses y españoles habitaban las costas del Mississipi. Lestat, un vampiro pomposo y arrogante, acento francés, arrebata la vida humana de Louis de Pointe du Lac, joven criollo y terrateniente signado por desgracias familiares, para otorgarle el don oscuro: lo convierte en uno de los de su clase. A partir de ese momento los une no sólo su condición vampírica sino un afecto-odio que los llevará al principio por caminos similares y luego a la más trágica separación. Conforme pasan las décadas, estos personajes inmortales crean a una niña vampira de nombre Claudia, la cual influirá indefectiblemente en su separación.   Entrevista con el vampiro Critica Al margen de la serie de libros de las crónicas vampíricas esta película será recordada como una de las mejores puestas a punto del cine de género de los últimos años, hasta que llego esta película los vampiros parecían estar anclados en la serie b. Nos describe la película a unos seres tan atractivos como aterradores y sorprendentemente casi humanos como representa el personaje de Brad Pitt, no recuerdo muchas películas que nos cuente el día a día de unos seres tan fascinantes. Aparte de beneficiarse de un reparto sin fisuras la película tiene todos los elementos que una superproducción debería de tener: una fotografía portentosa, una música que tiene su momento álgido con la versión de los Guns and Roses de la canción de los Stones (quizás por aquel entonces para atraer al público joven), un director que casi siempre ha realizado buenas películas como por ejemplo EN COMPAÑÍA DE LOBOS y sobre todo una historia que engancha, que nos hace entender el don y la maldición de vagar en el mundo alimentándose de otros y que tiene su representación en el enfrentamiento entre Cruise (para mi su mejor interpretación) y Brad Pitt. Su pega es que pierde un poco de fuelle en el momento que aparece Antonio Banderas pero se recupera en uno de los finales más recordados de los años noventa. En resumen una pieza clave del cine vampírico que contó con una triste secuela que no le llega a la suela de los zapatos.

Beats

Drama Musica
6.4

Beats Un genio del hip-hop con agorafobia y un exmanager caído en desgracia dan el uno con el otro en Chicago. Juntos, se enfrentarán a sus respectivos demonios personales. Beats Critica Beats es pasable. Películas sobre aspirantes a músico hay muchas, y películas sobre aspirantes a músico que luchan contra sus demonios hay muchas más todavía. Beats es un relato de lo más convencional sobre almas en busca de redención, que encuentran sentido a sus vidas gracias a la música, aunque esta también tiene un lado oscuro, por supuesto. Nada nuevo bajo el sol, pero resulta un melodrama agradable para pasar un rato de una tarde de fin de semana. El rostro más conocido del reparto es el de Uzo Aduba, la conocida y premiada Crazy Eyes de Orange is the new black, aunque como parpadeen se la pierden... se hubiese agradecido más presencia de la actriz de Boston, ya que es una gran intérprete, pero su personaje queda algo cojo. Salvable.

The Rain

Drama Sci-Fi & Fantasy
6.6

The Rain Seis años después de que un virus aniquilara a casi toda la población escandinava, dos hermanos se unen a un grupo de supervivientes en busca de protección y respuestas.   The Rain Critica Es un despropósito desde el primer momento. Se palpa la mentira, no es creíble ni los hechos ni la reacción en muchos momentos de los personajes. Una catástrofe.

Lady Bird

Comedia Drama
7.3

Lady Bird Una joven estudiante que se hace llamar Lady Bird (Saoirse Ronan) se muda al norte de California para pasar allí su último año de instituto. La joven, con inclinaciones artísticas y que sueña con vivir en la costa Este, tratará de ese modo encontrar su propio camino y definirse fuera de la sombra protectora de su madre (Laurie Metcalf). Lady Bird Critica De qué va 'Lady Bird', no tengo ni idea. Es un conjunto de trozos vitales, efervescentes y caóticos, que a veces duelen hasta lo más hondo mientras otras tantas descansan, ansiando demostrar que existen. Es vida, es impulso, es incomprensible, pero por encima de todo eso, es adolescencia. A Christine le va muy bien en el instituto. O no, o quizás sólo le va bien a ratos, cuando le mira Danny en las audiciones de teatro o se ríe por lo bajo de la misa con su amiga Julie. También quiere mucho a sus padres. O puede que sólo soporte sus sermones porque son los que ponen la comida, y autorizan los avales económicos de becas futuras. De todas formas, es muy probable que Christine, perdón, Lady Bird, esté contenta con lo que hace, aunque a veces explote, se lleve todo por delante, y no esté saliendo de una para meterse en la siguiente, gritando con tanta rabia que a veces se confunde con júbilo. Lo bello de esta historia suya es que se nos ahorra la inútil necesidad de empatizar fácilmente: su madre Marion repite que es la villana de la casa, pero nunca me parece que alce la voz sin motivo, porque tiene cierta razón y, además, (en un hermoso detalle de verosimilitud) tan pronto puede echar la bronca como abrazar una hija que la necesita. Greta Gerwig sabe que su criatura es descuidada, obscena, maleducada y otras tantas lindezas, pero nunca elige ennoblecerla, hacerla víctima o heroína, y mucho menos pedirla que actúe con inteligencia. Porque nunca fuimos buenos o malos a su edad, siempre estuvo el caos del momento, empujándonos a hacer lo que nos parecía "correcto", ya fuera dejar una amiga en la estacada o llegar a casa a las tantas de la madrugada, todo por un beso. El querer retratar todo eso deja significados: ¿la escayola del brazo representa una cáscara que deja atrás, la que todos tenemos que romper cuando nuestras ilusiones se rompen también? ¿tachar novios en las paredes de una habitación atestada de verdad marca todo lo que tú eres o puedes ser? ¿el plumaje de la señorita pájaro brillará más al elevar un vuelo que nunca se ha atrevido a iniciar? Las sutilezas no importan tanto en verdad, y pronto se esfuman porque, en esta vida real, nadie tiene tiempo para seguir una ruta en la que no se vaya a equivocar. Lady Bird, Christine, en sus mentiras y gritos, desenvuelve una búsqueda de identidad, de apariencia, una que no le gusta y que cree que podrá cambiar si se lanza de cabeza a todo lo que la asusta, sin mirar nunca más de lo necesario. Y ahí quedan las primeras traiciones a las mejores amigas, las mentiras piadosas que no tienen sentido sobre una "casa de los sueños" en la que se vive, y sobre todo, el primer contacto con el masculino sexo, en la edad en que una alcachofa de ducha ya da todo lo bueno. Lo duro, lo triste en realidad, es que cuesta todos los errores del mundo darse cuenta de lo que uno quiere de verdad. Y lo difícil no es saberlo: es decirlo. Saber que una canción te encanta aunque todos los que se hacen llamar tus amigos la odien. Darte cuenta de que prefieres irte a otro sitio que no suponga una felicidad obligatoria. Y salir en las fotos riendo de verdad, porque no había ninguna sonrisa que preparar. Seamos sinceros, a nadie le arregla la vida saber dónde no quiere estar, y a dónde quiere ir. Seguimos siendo manojos de nervios, impresiones y arrepentimientos, que a veces salen bien. Hay que conformarse con entrenadores de fútbol dirigiendo teatro, amigas que decepcionar y estar en alguna lista de espera, sin poder entrar. Pero eso está bien, es lo normal, Lady Bird. Ojalá alguien me lo hubiera dicho, y me lo siguiera recordando, como a ti, querida Christine.