Cincuenta sombras liberadas

6.2
Cincuenta sombras liberadas Creyendo que han dejado atrás las sombras del pasado, Christian y Anastasia disfrutan de su relación y de su vida llena de lujos. Pero justo cuando Ana empieza a relajarse, aparecen nuevas amenazas que ponen en riesgo su felicidad. Cincuenta sombras liberadas Critica Muy bien, vamos allá. Aquí es donde "se viene" mi crítica. Porque las anteriores eran los preliminares frustrados y el coito interrumpido. No voy a andarme con rodeos, ni con florituras. No voy a perder el tiempo en reflexionar acerca de cómo se retrata la figura de la mujer en sí misma o la del hombre y la mujer en pareja aquí y en la trilogía en general -HUMILLANTE para ambos sexos, uno por machista con tintes de control de pareja muy "creepy" y otra por figura cosificada/ridiculizada/sumisa hasta el exceso, aún cuando se la quiere dar algo de empoderamiento se la siente ridícula-. Y no lo voy a hacer porque tras dos películas uno ya sabe más o menos a lo que paga y a lo que va (ahí la culpa es nuestra, seamos sinceros). Y más aún si se hace como yo y se repasa en maratón las anteriores para dar paso a este anti-coito final.La primera era malísima pero con morbo bien publicitado y mejor desempeñado gracias a la cuestionable sociedad de nuestros días (mira como fuimos todos a verla). La segunda era mala pero al menos como comedia presuntamente involuntaria (no se tomaban en serio a sí mismos, ¿verdad?) tenía un par de puntos. Esta tercera entrega se vende como "el clímax", la venida, la corrida y no de toros. Y mira que no esperaba nada de nada, a mis propias notas me remito. Sabía a lo que venía y lo he vuelto a hacer: he picado y he ido a verla. Pero ha sido acabar de verla tras varias tentaciones de rendirme, tras preguntarme repetidas veces por qué había caído en la trampa de verla y preguntarme dónde estaba mi clímax.Clímax no se de qué, porque el escaso sexo aburrido pero mínimo en explícito de la primera y el humor autoparódico de la segunda (por favor decidme que no iban en serio) ya se han ido para cuando hemos llegado aquí. Esta tercera entrega no tiene nada de especial en sus dos horas. NADA. Sus secuencias tórridas y supuestamente eróticas deberían ponerme o satisfacer mis deseos calientes, pero su regusto es domesticado en exceso, frío y totalmente impotente. Da igual si vienes por los pezones, el sexo, pechos, la publicidad, culos, las posturas o la infumable historia estereotipada (¡suponiendo que de verdad tenga historia!). Es aburrida, es lamentable, no tiene ni un 1% de morbo y ni siquiera causa risa (y anda que no será por puntos ridículos, como una apestosa persecución en coche en la que sólo falta un pequeño cameo de Toretto compartiendo universo lanzando cervezas por la ventanilla, una agente inmobiliaria cosificada a propósito y puesta como una cachonda sin sentido que intenta ventilarse al Grey delante de su ahora desatada señora o un villano con un maquillaje blanco saturado que parece más uno de 'The Walking Dead'). La trilogía ya no es para 18 años llegados a este punto (creo que hasta en la cadena de cines Yelmo, a la que yo fui, la ponían para 16 -bandera amarilla- con eso lo digo todo a nivel de contenido explícito).Habrá más dinero y más medios que nunca, pero no queda nada de aquel morbo bien hecho que de verdad soltaba chispas de antaño. Ni desnudando a los actores consiguen excitar más que otras películas donde apenas se ve carne y sí que se aprecia cierta sensualidad implícita o explícita. El beso invertido entre Spiderman y Mary Jane bajo la lluvia en la 'Spider-Man' del 2002 tiene más erotismo que esta película. El baile de Jessica Rabbit en '¿Quién engañó a Roger Rabbit?' tiene más poderío para provocar que esta película. O tan solo la mirada de Daisy Ridley como Rey en las 'Star Wars' de Disney tiene infinito más atractivo que todos los protagonistas y todas las escenas subidas de tono de esta película juntas. ¡Y he citado películas "para todos los públicos" en comparación!Que tenga elegancia visual (sobre todo en las escenas acuáticas, aunque Jamie Dornan trate en un momento de marcarse un Daniel Craig a lo 'Casino Royale' emergiendo en bañador sin conseguir estar a su altura) y una banda sonora de temas potentes gracias a artistas potentes no justifica el empaque de una película comercial de gran presupuesto (de la Universal ni más ni menos). Está peor interpretada y justificada que una película de sobremesa. Consigue por momentos hacer a la anterior decente. Vale que los actores no se lo tomen en serio, pero aquí parece que ni el apuntador lo hace.No funciona como fantasioso consolador morboso (para un mejor sexo explícito con un mínimo de argumento incluido -a mi gusto- id a otras películas como 'Love' de Gaspar Noel, 'Instinto básico', 'La vida de Adele', 'Monster´s Ball', 'Eyes Wide Shut', 'El corazón del ángel' o las series 'Juego de tronos' y 'Spartacus'; sino a páginas web o a practicarlo y punto). Tampoco funciona como entuerto de pasable -sólo se le pedía un regular o un pasable- entretenimiento (yo no sé como deben ser las personas fanáticas que les ponen esta trilogía, la verdad mis respetos y admiración para ellos ¡y lo digo en serio y sin ironía!). Y tampoco digamos como comedia mala y sobaquera (ahí la segunda sigue siendo líder). Ya incluso predigo, a falta de ver sus números en taquilla que tampoco funcionará económicamente como las anteriores (por suerte ya no habrá tanta gente que pague para ver esto, os lo dice uno de los tontos -yo- que lo ha hecho).La primera podía ser para los tocamientos rápidos del momento. La segunda ya era para verla puesto con los colegas. Esta tercera es directamente un polvillo lento, aburrido, tan parado como una estrella de mar del que nadie habla ni quiere recordar. Mejor dejar a los Grey viviendo "felices para siempre" en su mundo de esposas, cuerdas, látigos, bolas y juguetes sexuales. Es hora de dejarse la pasta del cine en otras franquicias. Espero que Universal se haya puesto las pilas para Jurassic World 2 que se asoma en breves. Tras esta basura lo va a necesitar.
<

Torrents

FormatoIdiomaFechaTamañoTotal DescargasDescargar
1080p DualEspañol Latino13/01/20201.77 GB930 Descargar
1080p BluRayEspañol Latino13/01/20201.77 GB361 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

El precio del poder

Acción Crimen Drama Suspense
8.1

El precio del poder Un emigrante cubano frío y sanguinario, Tony Montana, llega de Cuba para instalarse en Miami, donde se propone hacerse con un nombre dentro del crimen organizado de Florida. Junto a su amigo, Manny Rivera, inicia una ascendente carrera delictiva.  El precio del poder Critica Ya está, otra vez la historia del ascenso y caída de un magnate del narcotráfico... y, sobra decirlo, otra vez vuelve a molar (véase el Teorema de la Mafia). Pero ojo, a diferencia de los gangsters que ascienden y caen en las películas de Coppola o Scorsese, que tienen su glamour y su elegancia y saben estarse serios y poner esa cara de "estoy predestinado para ser alguien importante", los rufianes que ascienden y caen en Scarface son cutres y no dejarán de serlo aunque lleguen a estar forrados. Incluso nos recuerdan un poco a los Small time croocks del Woody Allen. Pero ahí reside gran parte del encanto de la peli, en esas imágenes de nuevos ricos viendo la tele en un jacuzzi inmenso, aspirando coca y discutiendo por polleces. Que esto no es New York, señores, ni siquiera es Chicago, ni siquiera es New Jersey, esto lo que es es Miami y en Miami lo más parecido al glamour que conocen es el Julio Iglesias cantando "soy un truhán soy un señor".El guión es mismamente del Oliver Stone, y hará que pasen a la posteridad esas imágenes del Al Pacino con la napia empolvada como si acabase de coger un sugus en una palangana llena de harina y con una desmedida metralleta en la mano, fuera de sí.Lo único que me incomoda es que me parece que la moraleja que pretende soltarnos De Palma es que la ambición es muy mala y que el poder y el dinero no dan la felicidad (la Michelle Pfeiffer ya se lo dice al narcotraficante caracortado: "We are not winners, we are losers"), pero, igual que en la mayoría de películas de este subgénero, uno se queda con la idea de que la ambición, el dinero y el poder molan un montón, lo único que pasa es que hay que tener cuidado en detallitos como: a) no drogarse demasiado, b) no olvidarte de quién son tus amigos, c) no darte cuenta de que tienes un corazoncito en el peor momento.

Los profesores de Saint-Denis

Comedia Drama
7.2

Los profesores de Saint-Denis Samia es una joven treintañera que llega a una escuela de complicada reputación en un suburbio de París para ser la directora. Ahí tendrá que lidiar con los problemas recurrentes de la disciplina, la realidad social que pesa sobre la escuela y el vecindario, pero también con la increíble vitalidad y humor de los estudiantes y los demás profesores.  Los profesores de Saint-Denis Critica Sorprende por su naturalidad y huida de una situación convencional de barrio periférico parisino irredento. Los personajes son relativamente naturales y claramente creíbles con todos sus defectos y virtudes, con momentos cómicos enfrentados a situaciones delicadas. El ritmo imprimido por Mehdir Idir (nacido y criado en Saint-Denis y supuestamente reflejado en uno de los personajes principales) mantiene un interés constante durante toda la proyección. Muy acertada.Enric Sentís. Flash Moda In&Out

Personal Shopper

Drama Misterio Suspense
5.9

Personal Shopper Maureen, una joven estadounidense en París, se hace cargo del guardarropa de una celebridad. Aunque no le gusta su trabajo, es lo único que encontró para pagar su estancia mientras espera una manifestación del espíritu de Lewis, su hermano gemelo desaparecido hace poco. Maureen comienza entonces a recibir en su móvil extraños mensajes anónimos.Personal Shopper CrticiaVer Personal shopper supone tal enganche que es casi imposible despegarse de la pantalla. Es la misma sensación que nos invade al no poder apartar la vista de un accidente de carretera: la atracción por el desastre, la adrenalina por el horror, el morbo por lo siniestro: en definitiva, la dirección de Olivier Assayas.El argumento y el comienzo son maravillosos. La asistenta personal de una superestrella de la moda tiene el poder de contactar con los fantasmas atrapados entre los dos mundos. Stewart viene como anillo al dedo al relato gracias a su aura cool, a su ya icónica apatía y también a la credibilidad con la que equilibra su languidez con la inquietud en las escenas de tensión. En las primeras escenas la vemos recorrer a oscuras una mansión vacía buscando señales del más allá. El sosiego con el que se desarrolla este pasaje recuerda ligeramente a la obra maestra de Guerín, Tren de sombras e incluso a la póstuma Visita, memorias o confesiones de Oliveira. Pero el globo se desinfla enseguida.Assayas de repente nos planta ante tres historias sin llegar ninguna de ellas a profundizar lo suficiente como para ofrecernos una trama sólida. Al principio, la historia de fantasmas logra atrapar nuestra curiosidad con sus modestos efectos especiales en pos de una mayor carga dramática, en la línea de La fille de nulle part de Brisseau. Desgraciadamente, su desenlace resulta ridículo e innecesario. Tras ello, el peso del thriller se limita a dos escenas tensas y a unas interminables conversaciones por Whatsapp mediante las que el director intenta que el mundo espectral confluya con el terrenal, pero fallando estrepitosamente. Utiliza para ello un coqueteo con el riesgo y el peligro que en ningún momento pone al espectador en aprietos.Por último, la historia de la vida laboral de la protagonista. Utilizar como excusa a una asistente personal para lanzar dardos contra la industria de la moda resulta demasiado fácil, pero ya que se empeña uno en llevarlo a cabo, al menos esos dardos deberían lanzarse con más ganas. Una jefa déspota y rácana y un viaje express a Londres no son suficientes para sostener la que se supone que es la trama principal, la que da título a la película. Pero además, Assayas tiene la osadía de criticar la falta de libertad de los fotógrafos de moda respecto a las marcas cuando él mismo, en un ejercicio de esquizofrenia o de petición subliminal de auxilio, vayamos a saber, publicita descaradamente a Chanel y Cartier. Incluso va más lejos situando el confuso epílogo en el sultanato de Omán, coproductor de la película, notándose a la legua la imposición de los mecenas.Personal shopper podría engrosar la lista de clásicos del cine tan malos que se vuelven de culto. Probablemente lo consiga, siendo el principal responsable el propio director debido al abuso de sus recursos habituales. El cine dentro del cine, en un pasaje con el cantante de moda encarnando a Victor Hugo - episodio que recuerda al estilo de Albert Serra y, desde luego, mucho más interesante que la propia película. Pero el espectador también ha de sufrir sus ya característicos fundidos a negro que dificultan la cohesión de las ya de por sí deshilachadas tramas. Por no hablar de la distancia que el director toma de los códigos del cine de terror o del thriller, probablemente para huír de cualquier atisbo de cine comercial, pero brindándonos en cambio una película vacía, hueca, mal construída y mal rematada.

Kids in Love

Drama Romance
5.7

Kids in Love Con el trasfondo de un subterráneo, bohemio Londres, niños en el amor ofrece una nueva toma en el próximo tradicional de la historia de la edad. A la deriva a través de su año sabático con prácticas y planes de viaje, Jack siempre ha sospechado que había más en la vida que esto. Un encuentro casual con la bella y etérea Evelyn y sus amigos, entre ellos Viola espíritu libre, se desvía radicalmente su vida fuera de curso. Ella es como nadie que ha conocido antes, y rápidamente se queda atrapada en un torbellino de partidos todos los días y noches salvajes en inmersiones ocultas de Londres con sus amigos carismáticos. Renunciar a todo para seguir a su estilo de vida hedonista y Evelyn, toma Jack un tiempo para darse cuenta de lo que está dejando tras de que el amor no es un juego que desea perder y que estas personas podrían no ser las almas gemelas que se pensaba.

Jackie

Drama
6.5

Jackie Película sobre la exprimera dama estadounidense Jacqueline Kennedy, centrada en los días inmediatamente posteriores al asesinato de JFK, en Dallas, el 22 de noviembre del año 1963.Jackie CriticaLa devastación del duelo. Cuando destruyen tu mundo, aniquilan tu presente e invalidan tu futuro… se limitan y restringen las alternativas disponibles para poder mantenerse en pie y salir adelante. No estamos ante una biografía convencional ni ante una exploración pormenorizada del carácter de un personaje, sino ante el retrato de una tragedia y las consecuencias que provoca en la protagonista, acostumbrada a ser comparsa decorativa e insustancial y que por su voluntad y empeño inquebrantables se propone – hasta llegar a conseguirlo –convertirse en heroína de su desgracia y efigie del dolor para toda una nación. Busca llenar su asolado vacío existencial y para ello utiliza la única arma de la que dispone y que sabe manejar con destreza: la imagen. Su propia imagen convertida en la quintaesencia de la desdicha y el desconsuelo, haciéndose así un hueco en la memoria emocional de un pueblo y labrándose un lugar donde cobijarse y resurgir fortalecida.Jacqueline Lee Bouvier (1929-1994), luego conocida – tras sus dos célebres matrimonios – como Jackie Kennedy y Jackie Kennedy Onassis, fue una mujer de clase acomodada, elegante, estilosa y desgraciada que supo encarar los sinsabores de la vida con aplomo y acierto gracias a su educación, cultura, intuición y presencia de ánimo. Su principal labor fue la de ser esposa abnegada y decorativa, en la época previa al movimiento de liberación de la mujer (que reclamaría para sí mismas ser apreciadas y consideradas por sí solas y no por ser la esposa ejemplar del hombre de turno). Ella supo trascender su limitado rol preestablecido y convertirse en un icono incontestable de la segunda mitad del siglo XX. Sería demasiado fácil ningunearla, pero es de justicia reconocer que consiguió ser un punto de referencia social imperecedero.El guión es un rompecabezas muy bien trabado, con continuos saltos en el tiempo, sin por ello perder de vista lo esencial de la historia que se propone relatar: de cómo una mujer deshecha consigue sacar fuerza de flaquezas y erigirse triunfante sobre la adversidad hasta devenir en representación de toda una época, de un momento y de una circunstancia que dejó huérfanos y extraviados a toda una generación, marcando así el fin de un sueño y el comienzo de una leyenda. También presenta las nunca fáciles ni diáfanas relaciones familiares, sociales, políticas y emocionales de todos los involucrados con una agudeza y nitidez sobrecogedoras, sin disimulos ni concesiones, sin embellecimientos ni descargos. Y además cuenta con una Natalie Portman subyugante y cautivadora, que roza la perfección con su voz, lenguaje corporal y figura.Pablo Larraín ha urdido una película inesperada, que cortocircuita el deseo morboso y cotilla del espectador para ofrecernos un estudio de la creación iconográfica de un mito. Meritoria e inquietante.

Z, la ciudad perdida

Acción Aventura Drama Historia
6.2

Z, la ciudad perdida Película basada en el libro de no-ficción escrito por David Grann. En 1925 el explorador británico Percy Fawcett se aventuró en el Amazonas junto con su grupo en busca de una antigua civilización, cuya existencia los europeos llevaban siglos intentando demostrar. La ciudad perdida se conocía como ciudad 'Z', y en su búsqueda habían fallecido cientos de personas. Con su iniciativa, Fawcett quería hacer uno de los descubrimientos más importantes de la historia y esperaba tener éxito allí donde tantos otros habían fracasado. Sin embargo, la expedición de Fawcett desapareció en la profundidad de la selva, y nunca más se volvió a saber nada de ellos. Ninguna de las expediciones que han seguido los pasos de Fawcett ha conseguido hallar la ciudad 'Z'.Z, la ciudad perdida CriticaLa fascinación por la aventura, cuando aún quedaban tantas cosas por descubrir en nuestra propia tierra y ciertas personas eran capaces de sacrificar su vida, su salud y sus comodidades con el objetivo de obtener un mayor conocimiento del mundo que habitamos, cuando viajar ya era una actividad habitual pero aún intrépida y arriesgada, llena de percances inesperados y dificultades sobrevenidas… Parece que de todo esto hace mucho tiempo pero apenas ha pasado poco más de un siglo y a nuestros ojos, esclavos de lo inmediato y de lo fácil, se nos antoja una empresa titánica o absurda, fruto de la enajenación o del disparate. Pero nuestra realidad presente se cimienta sobre estas ansias de saber, sobre el legado de tantos hombres que arriesgaron su vigor y sus haciendas en aras de un ideal o de unas fantasías que nos parecen absurdas o anticuadas, ahítos como estamos de conocimiento urgente, apresados en un mundo veloz donde hemos perdido la perspectiva del peligro y del valor del esfuerzo invertido en alcanzar la utopía.Esta cinta se construye sobre estas innumerables ilusiones desmesuradas y se yergue sobre el perenne afán fantasmagórico que anida en ciertos espíritus inquietos y que a veces han dado frutos inesperados mientras que otras veces ha sucumbido a los peligros del caos. Es una propuesta a contracorriente, alejada del histerismo atolondrado del ‘más difícil todavía’ y se contenta con presentar el ardor de la batalla física y personal contra circunstancias adversas, donde prima la importancia del carácter sobre la vistosidad del montaje frenético y mecánico. Su gran virtud es un clasicismo elegante y pausado, tanto en el fondo como en la forma, donde el paso lento y quejumbroso del tiempo es un protagonista tan importante como el hechizo por lo desconocido y la poesía de los escenarios inabarcables y recónditos. No hay urgencias ni certezas, sino sólo enigmas y asombro. El sacrificio personal como segunda piel que impregna y fecunda cada minuto de su metraje.Habrá espectadores que saldrán desencantados porque no se busca el impacto inmediato y súbito, sino que se pretende y consigue pergeñar una historia sobre el cansancio, sobre la monotonía del lento fluir de la existencia y sobre los amargos desengaños que acompañan a todo gran proyecto que se basa en meras conjeturas y quimeras. Nos habla de la penumbra del fracaso, del azar del éxito, de los atolladeros de la grandeza y la ruindad de la decepción. Es una película atípica porque retoma, sin dudas ni remordimientos, la épica intimista de un David Lean reencarnado. Abraza la aventura como experiencia vital y absoluta, regalándonos un relato fascinante y perdurable lleno de cristalina y luminosa imperfección.