Land of Mine (Bajo la arena)

7.8
Land of Mine (Bajo la arena) La guerra no acaba cuando se firma la paz. Cuando Alemania se rindió en 1945, en la costa occidental danesa comenzó otra dura batalla: la de los jóvenes soldados alemanes que fueron obligados a retirar miles de minas plantadas en la arena por el ejército nazi. Zandvliet muestra el maltrato infligido a esos prisioneros, un oscuro episodio de posguerra poco conocido.  Land of Mine (Bajo la arena) Critica Tantos horrores generó la Segunda Guerra Mundial en el continente europeo que muchos todavía seguimos descubriendo episodios atroces con el paso de los años. Uno de ellos tuvo lugar en Dinamarca, después de que las tropas nazis firmaran la rendición. Allí, los altos mandos militares daneses encargaron a los alemanes la tarea de desactivar todas las minas que durante la invasión de Dinamarca habían sembrado en la costa oeste del país, con la idea de frenar una posible invasión aliada. Como es lógico, no cabe interpretar este hecho sino desde una posición vengativa, entendible tras el destrozo que los súbditos de Hitler hicieron en tierras danesas pero en ningún caso justificable desde el punto de vista humano.Martin Zandvliet elabora en Land of Mine una crónica sobre tales hechos. El danés dirige su tercer largometraje tras A Funny Man y su ópera prima Aplausos, drama sobre una alcohólica que impactaba visualmente pero que en su conjunto pecaba de ser bastante olvidable. Con su último trabajo, Zandvliet tenía un reto complicado ante sí, ya que al tratar un conflicto bélico (post-bélico, en este caso) muchos cineastas caen en posturas tendenciosas que fulminan cualquier posibilidad de impactar en el espectador. Por fortuna, el nórdico ha conseguido escapar del maniqueísmo.De entrada, parece claro que será difícil no ser conmovidos por Land of Mine. En efecto, cuando se asegura que eran los soldados nazis quienes tenían que limpiar las playas de Dinamarca, en realidad se estaban refiriendo a niños alemanes, críos cuyo único pecado fue nacer en territorio germano. No sabían nada de Hitler, no tenían ni idea del daño que muchos de sus compatriotas causaron a Dinamarca, pero los nórdicos clamaron venganza y les daba igual quién pagara los platos rotos siempre que un apellido alemán figurase en el carnet de identidad. La primera escena de la película da buena cuenta de ello, cuando el sargento Carl propina una brutal paliza (seguramente hasta la muerte, aunque Zandvliet prefiera no desvelarlo) a un soldado nazi que marcha custodiado por las tropas danesas. Este sargento será quien posteriormente deba dirigir a un grupo de jóvenes a la tarea de barrer por completo de explosivos una determinada playa.Zandvliet afronta su primera reválida al equilibrar el carácter de unos y otros para evitar caer en lo arquetípico. Y lo solventa con nota, puesto que la personalidad del sargento Carl está más que trabajada, quedando plenamente justificados sus cambios de humor. Además, el cineasta logra esbozar de grata manera el perfil de los niños alemanes, los cuales gozan de tanta disciplina militar como de tan poca infancia en sus recuerdos. El cineasta danés se mueve bien entre ambos lados de la balanza, repartiendo a partes iguales desgracias, minutos en pantalla, bondades y maldades. Así se genera una genial empatía, provocando que los momentos más duros que atraviesan unos y otros nos conmuevan directamente.A este buen trabajo de guión, por cierto, se le une una aseada puesta en escena, enmarcada bajo las bondades de una fotografía que deja lucir en todo su esplendor a las bonitas playas danesas. Hace bien Zandvliet en desmarcarse de aquel estilo visual sucio y agobiante de Aplausos que tal vez hubiera funcionado en Land of Mine, pero desde luego no tan gratamente como con esta apuesta por una imagen más bella. Ello permite apreciar con mayor exactitud el horror que transmiten esos explosivos y la bajeza moral que supone encargar a terceras personas su retirada.En definitiva, Land of Mine es una grata sorpresa para todos aquellos que nos sentimos atraídos por conocer más y más de lo que sucedió antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Por su precisión documental y su capacidad para eliminar estereotipos, la cinta de Zandvliet merece ser incluida en un grupo selecto del ya extenso catálogo de la cinematografía que documenta las consecuencias de este conflicto bélico, mientras que su tensión narrativa y lo magnético de sus personajes la confieren, además, el sello de ser una notable película.
<

Torrents

FormatoIdiomaFechaTamañoTotal DescargasDescargar
1080p BluRayEspañol Latino19/05/20201.63 GB89 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Alelí

Comedia Drama

Alelí AL de Alba y Alfredo, E de Ernesto y LI de Lilián. Las iniciales de todos forman el nombre que cuelga al frente de la casa de playa: ALELÍ. De todos menos de Silvana, que nació́ tarde. Después de la muerte del padre de los Mazzotti, la venta de la casa es inminente. A raíz de un inesperado retraso en la ejecución de la venta, la familia se embarca en un fin de semana de ira desenfrenada, voluntades encontradas, nostalgia no resuelta, sillas de playa, flores de Bach y encontronazos con la ley. Un fin de semana en el que todos chocarán entre sí, figurativa y literalmente hablando.  Alelí Critica Una vez más estoy gratamente sorprendida por el cine uruguayo que sabe presentar temas simples de la vida cotidiana y visibilizar su trascendencia. En este caso se trata de una familia común y corriente y, sin embargo, llena de peculiaridades, que la directora supo mostrar a través de las virtudes, defectos y manías de cada integrante. Pero además supo sintetizar cómo el amor generado en la infancia, fruto de la convivencia familiar, no se puede soslayar a pesar de las enormes diferencias que con los años se van desarrollando en toda familia. Esa mirada hace que esta película sencilla y sin pretensiones me haya resultado conmovedora.

Aguas oscuras

Drama
7.4

Aguas oscuras Inspirada en una impactante historia real, un tenaz abogado (Mark Ruffalo) descubre el oscuro secreto que conecta un número creciente de muertes inexplicables con una de las corporaciones más grandes del mundo. En el proceso, arriesga todo: su futuro, su familia y su propia vida, para sacar a la luz la verdad.

Cada día

Drama Fantasía Romance
7

Cada día Rhiannon es una adolescente de 16 años que se enamora de un misterioso espíritu llamado "A", que se despierta en un cuerpo diferente cada día. Sintiendo una enorme conexión, Rhiannon y A intentan verse, sin saber qué o quién les traerá el nuevo día. Cuanto más se enamoran el uno del otro, la idea de amar a alguien que es una persona diferente cada 24 horas empieza a pasarles factura, llevándoles a tomar una decisión que cambiará sus vidas para siempre.Cada día CriticaEstamos ante una interesante propuesta cinematográfica, pero cuyo resultado final no es que me haya agradado mucho. Bueno, me explicaré. El film se basa en la novela Every Day (Cada Día, 2012) escrita por David Levithan. Tal vez haya cosas que en papel, que cuando son escritas se entienden mucho mejor que si son plasmadas en imágenes, y aquí puede que tengamos un ejemplo de ello. El tráiler ya tenía una pinta interesante, con su guión con toques románticos y fantásticos, pero hay aspectos que no acaban de llegar a buen puerto. O tal vez, no sé, sea yo que pido mucho. No me he leído la novela, pero viendo el film percibo que hay aspectos que deberían haber sido mejor desarrolados, mejor tratados de buenas a primeras. Quizás en el libro lo están más, pero como no tengo ni idea, no he tenido el placer de leerlo, lo he encontrado algo confuso. El reparto, dejando de lado la presencia adulta de Maria Bello y ¿por qué no? Debby Ryan, es prácticamente juvenil. Lo encabeza la joven Angourie Rice (ya me sonaba la cara de esta chica y es que se la puede ver en Spider-Man: Homecoming (2017) de Jon Watts) y la acompañan Colin Ford (de la fallida serie La Cúpula), Justice Smith (al que pudimos ver en la notable Ciudades de papel) entre otros. El mencionado tráiler fue lo que me llamó la atención para ver la película en el cine y no esperar a verla en casa. Ya digo, el film es interesante, es bueno de ver, pero hay cosas, detalles, que podrían haberse explicado mucho mejor. De todas maneras, el resultado final no es para tirarse de los pelos. No es perfecto, vale, pero se puede visionar. Esto es lo importante. Mi nota final es de

El escuadrón de la muerte

Acción Drama Suspense
6.2

El escuadrón de la muerte Afganistán, 2009. El recién llegado Andrew Briggman (Nat Wolff) es un soldado que trata de destacar dentro de un escuadro´n repleto de salvajes militares. Inspirado por la determinacio´n del sargento Deeks (Alexander Skarsga°rd), Briggman trata de imitar su conducta temeraria, y en seguida consigue escalar puestos. Pero cuando Briggman es testigo de co´mo el peloto´n comienza a matar civiles inocentes, tendrá muchas dudas morales al respecto. Entonces tendrá que tomar una difícil decisión: denunciarlo poniendo en peligro su vida o callarse para participar en lo que cree que son cri´menes contra los derechos humanos. Esta película bélica basada en hechos reales la dirige el dos veces nominado al Oscar Dan Krauss.  El escuadrón de la muerte Critica *Basada en hechos realesEsta es la primera incursión en la ficción del documentalista Dan Krauss, director de Escuadrón de la Muerte, tras haber estado nominado a los Oscar con dos cortometrajes documentales The Death of Kevin Carter (2004), que versaba sobre el suicidio de un fotoperiodista ganador del Pulitzer al no poder superar la depresión que le causó contemplar los horrores de las guerras que fotografió, y Extremis (2016), sobre el dilema moral al que se enfrentan los doctores y familiares de los enfermos terminales de un hospital. Ambas cuestiones planteadas en esos cortos están presentes en Escuadrón de la Muerte, las consecuencias psicológicas de los horrores de la guerra y los dilemas morales al enfrentarse a la muerte.The Kill Team, título original de Escuadrón de la Muerte, fue también el título del primer largometraje documental de Dan Krauss, donde ya llevaba a la pantalla la historia del soldado Adam Winfield que alertó a las autoridades de los asesinatos injustificados cometidos por su pelotón sobre la población afgana. Esa misma historia es a la que, ficcionada y cambiando los nombres de los implicados, nos acerca Escuadrón de la Muerte, un film sobre la guerra y sobre las decisiones éticas que deben tomar los soldados en un entorno terriblemente tenso y limitados por el escalafón jerárquico del mundo militar.*Drama bélico psicológico con talento españolEscuadrón de la Muerte se rodó en España, convirtiendo la isla de Fuerteventura en el desierto afgano y algunas localizaciones interiores de Madrid en las instalaciones de la Base Militar. También hay gran parte del equipo técnico que es español, destacando algunos jefes de equipo como el diseñador de producción Víctor Molero, el encargado de los efectos visuales Àlex Villagrasa o el compositor Zacarías M. de la Riva. La ambientación resulta creíble y la película tiene un buen acabado visual en el que resulta determinante el trabajo del director de fotografía francés Stéphane Fontaine.Más que una película de guerra, podría considerarse a Escuadrón de la Muerte como un drama bélico psicológico, donde las escenas de combate se reducen a su mínima expresión para centrarse en el sufrimiento mental del soldado protagonista cuando debe enfrentarse a la decisión de integrarse en el grupo de soldados que le rodea, asumiendo como propios los delitos que están cometiendo contra la población civil, o rebelarse contra esa situación y denunciarlos a los altos estamentos militares, poniendo en peligro su propia vida.*Thriller moral intenso con buenos intérpretesEscuadrón de la Muerte logra mantener nuestra atención pese a caer demasiadas veces en la redundancia de su discurso. Es un thriller moral intenso con algunas buenas secuencias de tensión, especialmente cuando el protagonista, un convincente Nat Wolff, se convierte en el centro de las sospechas de sus compañeros y debe soportar una presión cercana al bullying, como sucede en la escena del campo de tiro o en cualquiera en las que aparece el sargento interpretado por el fantástico actor sueco Alexander Skarsgård.El resto del reparto está integrado por caras jóvenes y poco conocidas que afrontan sus papeles con soltura, entre las que destacaría a Adam Long, en el papel de Rayburn, y también como curiosidad cinéfila comentar la aparición como secundario en el rol de padre del protagonista, del actor Rob Morrow, el inolvidable Dr. Joel Fleischman de la no menos inolvidable serie de televisión de los años 90, Doctor en Alaska (Northern Exposure).*ConclusiónEscuadrón de la Muerte es un interesante y necesario drama bélico que pone en relieve las matanzas indiscriminadas cometidas por los soldados estadounidenses contra la población civil en Afganistán. Es un film basado en hechos reales sobre un soldado que se enfrenta al silencio habitual impuesto por la jerarquía militar, para denunciar y sacar a la luz esos crímenes poniendo en riesgo su propia vida. Una película que no aburre, pero que tampoco destaca especialmente en su aspecto cinematográfico.Escrito por Daniel Farriol

Keepers: El misterio del faro

Drama Misterio Suspense
5.5

Keepers: El misterio del faro Tres fareros llegan a una isla abandonada. Thomas, James y Donald comienzan sus rutinas, hasta que algo inesperado ocurre: topan con algo extraño, algo que no es exactamente lo que un farero debería vigilar. Las cosas se complicarán cuando avistan un barco que podría tener todas las respuestas, desatando un thriller psicológico basado en la leyenda de la isla de Flannan.  Keepers: El misterio del faro Critica Me ocurre últimamente que cuando doy con una película simplemente pasable me suele parecer una obra de arte, tal es el triste panorama actual del cine. Lo digo porque a mí esta película me ha gustado muchísimo, y tal vez, si el contexto fuera otro, no sería para tanto. Desde que empezó la ola del cine ideológico me cuesta ser objetivo. En primer lugar, me parece una obra honesta. El autor cuenta una historia de la mejor manera que sabe, sin pretender agradar a los críticos ni tomar por idiota al espectador. Es verdad que el guión flaquea un poco a partir de la segunda mitad, pero mientras duró la proyección yo al menos no lo noté. La historia del tesoro que se termina convirtiendo en una maldición me suena de otra película de hace algunos años, cuyo título he olvidado, aunque creo que también estaba ambientada en Escocia. En alguna parte leí que se trata de un tema clásico presente, entre otras obras, en las "Mil y una noches". En este caso, el director apuesta por situar su historia en el ambiente claustrofóbico de un faro situado en una perdida isla de las Hébridas. Todo el peso de la narración recae sobre los tres protagonistas que, a decir verdad, aguantan el embite magistralmente. Cada uno de ellos representa un tipo humano diferente dibujado con apenas cuatro trazos, pero que resulta perfectamente creíble. Cuando finalmente estalla el conflicto uno casi puede oler la presencia del mal en la isla. La propia isla es tal vez la principal protagonista de esta historia cruel y sin concesiones, que debe gran parte de su eficacia al descarnado trabajo de cámara. A mí, no sé por que motivo, me ha traído a la memoria la emblemática "Perros de paja" de Sam Peckinpah, aunque ambas historias no tengan en realidad gran cosa en común. Salvo, tal vez, conseguir que el espectador pase un mal rato.

Una oración antes del amanecer

Acción Crimen Drama
6.8

Una oración antes del amanecer Basada en la experiencia vivida por el británico Billy Moore, que sobrevivió a una dura experiencia en una cárcel en Tailandia convirtiéndose dentro en boxeador.Una oración antes del amanecer CriticaHonestamente, filmar cámara en mano, bien pegadito a un protagonista que le pasan mil putadas, me parece la vía fácil. Porque sí, el cine es sobre todo imagen y mejor prescindir de la palabra, pero también es herencia, legado y novedad, no filmar una dramatización con el baremo de calidad "vídeo de comunión".'Una Oración antes del Amanecer' tiene bases muy potentes, aunque da la impresión de creerse más buena de lo que es. Y es verdad que eso le da pies durante un buen rato, pero también que solo verdaderos narradores pueden sostener dos horas de gruñidos tailandeses en plan documental: no, no me "resulta incómodo quedarme con ella durante dos horas" como dice alguna crítica profesional, se me hace más bien tedioso porque la identificación emocional es nula sin contraste para la brutalidad. Afortunadamente, algo sucede pasada la (larga) presentación.Billy Moore va a parar a prisión por ser un camello, y lo más terrorífico no es la estancia, sino el maremágnum de voces y gritos en tailandés diciendo cosas que no entiende. La intrusión no se queda en lo auditivo, sino también en lo visual: ahí abajo, entre hombres morenos de elaborados tatuajes, su piel pálida y británica reluce como un faro, sacando a la luz racismos latentes de alguna venganza hacia el hombre blanco. Es el lado desfavorable de la justicia, metido dentro del cajón del anonimato, metido dentro de la más pura mierda de entorno que le rodea.Encima de todo eso, está el mono. La urgencia de meterse otro chute, en un lugar en el que te juegas la vida solo por tener algo. La caída es larga y sobre todo penosa, reforzada en autoengaños, estallidos de violencia y la clase de furia que tiene un perro enjaulado, echándose atrás hasta que solo puede contraatacar con uñas y dientes. Pero todo infierno tiene una norma, escrita desde tiempos antiguos: si estás lejos de la salida, fuérzate a salir por el otro lado.De vez en cuando, asoma el cambio en Billy, a través de un autocontrol que solo puede mantener luchando. Y, entre la emoción cruda de puñetazo y puñetazo, aparecen detalles blandos como los senos de una prostituta, redimiendo a la bestia que queda en el boxeador. "A veces, durante los combates, puedes ver a tu familia en el público": son las cosas sencillas las que cuentan cuando estás ascendiendo la montaña más alta.Hay un momento, al final, en el que toda la aglomeración de caos luchador y tailandés encuentra la catarsis más apropiada, una que no es fácil ni grandiosa. Así suelen ser los momentos que merecen de verdad la pena.